22 Porque en lo íntimo de mi ser me deleito en la ley de Dios;