8 Los que viven según la naturaleza pecaminosa no pueden agradar a Dios.