24 Por eso dije:«No me lleves, Dios mío, a la mitad de mi vida;tú permaneces por todas las generaciones.