48 ¡Bendito sea el SEÑOR, el Dios de Israel,eternamente y para siempre!¡Que todo el pueblo diga: «Amén»!¡Aleluya! ¡Alabado sea el SEÑOR!