8 Tú, SEÑOR, me has librado de la muerte,has enjugado mis lágrimas,no me has dejado tropezar.