102 No me desvío de tus juiciosporque tú mismo me instruyes.