83 Parezco un odre ennegrecido por el humo,pero no me olvido de tus decretos.