94 ¡Sálvame, pues te pertenezcoy escudriño tus preceptos!