8 Y ahora, por mis hermanos y amigos te digo:«¡Deseo que tengas paz!»