4 Ahora, SEÑOR, haz volver a nuestros cautivoscomo haces volver los arroyos del desierto.