3 Allí, los que nos tenían cautivosnos pedían que entonáramos canciones;nuestros opresores nos pedían estar alegres;nos decían: «¡Cántennos un cántico de Sión!»