28 Tú, SEÑOR, mantienes mi lámpara encendida;tú, Dios mío, iluminas mis tinieblas.