38 Los aplasté. Ya no pudieron levantarse.¡Cayeron debajo de mis pies!