5 En tus manos encomiendo mi espíritu;líbrame, SEÑOR, Dios de la verdad.