He

8 Refrena tu enojo, abandona la ira;no te irrites, pues esto conduce al mal.