3 Nuestro Dios viene, pero no en silencio;lo precede un fuego que todo lo destruye,y en torno suyo ruge la tormenta.