22 Encomienda al SEÑOR tus afanes,y él te sostendrá;no permitirá que el justo caigay quede abatido para siempre.