8 Confía siempre en él, pueblo mío;ábrele tu corazón cuando estés ante él.¡Dios es nuestro refugio! Selah