5 Tú, oh Dios y Salvador nuestro,nos respondes con imponentes obras de justicia;tú eres la esperanza de los confines de la tierray de los más lejanos mares.