13 En verdad, ¿de qué me sirve mantener mi corazón limpioy mis manos lavadas en la inocencia,