17 hasta que entré en el santuario de Dios;allí comprendí cuál será el destino de los malvados: