8 Desde el cielo diste a conocer tu veredicto;la tierra, temerosa, guardó silencio