8 Así también ustedes, manténganse firmes y aguarden con paciencia la venida del Señor, que ya se acerca.