25 De todo lo que se vende en la carnicerĂ­a, comed, sin preguntar nada por causa de la conciencia;