31 Los cielos se alegren, y la tierra se goce, y digan en las naciones extrañas : Reina el SEÑOR.