5 el sexto Amiel, el séptimo Isacar, el octavo Peultai; porque Dios lo había bendecido.