4 Y oyó David en el desierto que Nabal esquilaba sus ovejas.