3 Porque la voluntad de Dios es vuestra santificación; que os apartéis de fornicación;