9 conociendo esto, que la ley no es puesta para el justo, sino para los injustos y para los desobedientes; para los impĂ­os y pecadores, para los malos y contaminados; para los matadores de padres y madres, para los homicidas,