5 porque sus pecados han llegado hasta el cielo, y Dios se ha acordado de sus maldades.