21 Y los otros fueron muertos con la espada que salĂ­a de la boca del que estaba sentado sobre el caballo; y todas las aves se saciaron de las carnes de ellos.