4 El que al viento mira, nunca sembrará; y el que mira a las nubes, nunca segará.