3 Mejor es el pesar que la risa; porque con la tristeza del rostro se enmendará el corazón.