8 En todo tiempo serán blancos tus vestidos, y nunca faltará ungüento sobre tu cabeza.