18 En tu simiente serĂ¡n benditos todos los gentiles de la tierra, por cuanto escuchaste a mi voz.