27 sino una horrenda esperanza de juicio, y hervor de fuego que ha de devorar a los adversarios.