31 Por la fe, Rahab la ramera no pereció juntamente con los incrédulos habiendo recibido a los espías con paz.