8 Y aunque era el Hijo (de Dios,) por lo que padeció aprendió la obediencia;