1 TenĂ­a sin embargo el primero sus justificaciones del culto, y su santuario mundano.