4 y cayendo en tierra, oyó una voz que le decía: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?