10 Decid al justo que le irĂ¡ bien, porque comerĂ¡ de los frutos de sus manos.