5 Otra vez me tornó el SEÑOR a hablar, diciendo: