24 Castígame, oh SEÑOR, mas con juicio; no con tu furor, para que no me aniquiles.