7 Como la fuente nunca cesa de manar sus aguas, asĂ­ nunca cesa de manar su malicia; injusticia y robo se oye en ella; continuamente en mi presencia, enfermedad y herida.