8 Ata las aguas en sus nubes, y las nubes no se rompen debajo de ellas.