3 Porque mi tormento pesaría más que la arena del mar; y por tanto mis palabras son cortadas.