3 Ahora pues, SEÑOR, te ruego que me mates; porque mejor me es la muerte que la vida.