32 para que se cumpliese el dicho de Jesús, que había dicho, señalando de qué muerte había de morir.