28 Entonces la mujer dejó su cántaro, y fue a la ciudad, y dijo a aquellos hombres: