40 Y no queréis venir a mí, para que tengáis vida.